Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
Durante el embarazo, los cambios que se producen en el cuerpo
pueden desembocar en la aparición de celulitis y estrías.
IML cuenta con un protocolo de tratamientos absolutamente
respetuosos con el embarazo, destinados específicamente
a prevenir la celulitis y las estrías.
Los objetivos de los tratamientos preventivos en el embarazo deben ser
mejorar la adaptación de la piel y reducir la retención de líquidos.
Para prevenir la aparición de estrías y celulitis, en IML se utilizan
dos tratamientos basados en el Plasma Rico en Plaquetas y el drenaje.
Las estrías aparecen de una manera más intensa en el tercer trimestre
del embarazo y sus cuidados pueden evitar que sean más grandes y anchas.
  

Prevención de las estrías y recuperación tras el embarazo

Si realizamos tratamientos para mantener las estrías y la celulitis bajo control, atenuaremos o evitaremos que aparezcan en el embarazo. Si desea conocer cómo prevenir las estrías y la celulitis durante el embarazo, solicite una consulta informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos.

Prevenir la aparición de estrías

Es posible realizar tratamientos para prevenir la aparición de estrías.

Mejorar la capacidad de adaptación de la piel para prevenir las estrías

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) autólogo es una fracción del plasma del paciente concentrada ocho veces sobre los valores normales de la sangre mediante centrifugación, se trata de una práctica inocua avalada por un soporte científico importante.

El procedimiento consiste en realizar una extracción de sangre estándar al paciente (10 - 20 cm3) y centrifugarla durante ocho minutos en un tubo con citrato de sodio para que no coagule. Con la centrifugación se produce la separación del plasma (fracción líquida) del resto de la sangre. El plasma vuelve a ser centrifugado para separar el Plasma Rico en Plaquetas del Plasma Pobre en Plaquetas.

El PRP se activa con cloruro de calcio para que desencadene la agregación plaquetaria y tiene una alta concentración de factores de crecimiento intraplaquetarios que se liberan en el momento de la formación del agregado de plaquetas. Una vez extraído se vuelve a inyectar al paciente por medio de mesoterapia (inyecciones intradérmicas) o infiltraciones (inyecciones en tejido celular subcutáneo).

Tratamiento de Plasma Rico en Plaquetas

Elementos utilizados en un tratamiento de Plasma Rico en Plaquetas.

Dado que los fibroblastos favorecen la síntesis de fibras elásticas y colágenas y los Factores de Crecimiento la estimulan, la eficacia en este tratamiento está garantizada.

La embarazada tiene siempre un componente de hemodilución y la fracción de Plasma Pobre en Plaquetas todavía es mayor en volumen total que en una mujer que no está en periodo gestacional.

No existe intolerancia ni rechazo pues se trata de una parte de la sangre del propio paciente, tampoco existen reacciones adversas ni efectos perjudiciales durante el embarazo. Solo puede aparecer algún pequeño hematoma vinculado a que es una técnica que se realiza mediante punciones.

Dado que la zona cutánea a tratar es grande, utilizamos la fracción de Plasma Rico en Plaquetas para las inyecciones intradérmicas, de forma perpendicular a las líneas de mínima tensión y en retrotrazado.

Además empleamos la otra fracción, de mucho mayor volumen, que se produce al centrifugar la sangre de la paciente, el Plasma Pobre en Plaquetas, que es la fase sobrenadante de proteínas de más bajo peso molecular que se genera al realizar el centrifugado de la sangre. Esta fracción se puede colocar mediante infiltraciones a nivel subdérmico o más profundas en el tejido graso, en cantidad de 0.2 ml. por inyección, que se difunde en un territorio de aproximadamente 1.5 cm3.

Los Factores de Crecimiento procedentes de la propia sangre de la futura madre (Plasma Rico en Plaquetas) ejercen una función de bioestimulación cutánea, activando biológicamente las funciones anabólicas del fibroblasto. Se inyectan a nivel intradérmico e hipodérmico para facilitar la simbiosis con el lactógeno placentario (que aunque es para el crecimiento fetal también ayuda a la madre) y para poner en marcha la vía reparadora de síntesis de fibras estructurales de la piel (colágeno y elastina), tanto a nivel de la dermis (para prevenir las estrías) como a nivel de hipodermis (para prevenir el elongamiento de los tractos fibrosos hipodérmicos y con ello evitar la aparición o el agravamiento de la celulitis).

El empleo de Plasma Rico y Pobre en Plaquetas extraído de la propia sangre de la madre es absolutamente respetuoso con el embarazo.

Drenaje

Para evitar el gran impacto sobre el sistema venoso y por el aumento de volumen corporal es necesario comenzar los drenajes linfáticos (presoterapia o dermoterapia microalveolar) a partir del cuarto mes de embarazo para minimizar el daño en la piel y el tejido celular subcutáneo con un drenaje precoz, de base mecánica. Ha de ser un tratamiento delicado para no dañar los vasos aunque no se tenga tendencia varicosa.

La presoterapia cuenta con prendas especiales para embarazadas y es un tratamiento bien tolerado y perfectamente recomendable durante el embarazo. El tratamiento de vacumterapia microalveolar tiene programas específicos para el embarazo.

Presoterapia neumática y vacumterapia microalveolar

El drenaje puede realizarse con presoterapia neumática o con vacumterapia microalveolar.

¿Desea obtener más información acerca de la prevención de estrías y celulitis durante el embarazo? Solicite ahora una consulta informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos.